CATÁLOGO de sabores 

  • ExistenZ – Exisbient

    Casi textual la segunda publicación de existenZ se compone de dos tracks de electrónica ambient. “Animales del futuro” son 6 min. de un drone dramático y épico. Puedo imaginar un mar contaminado, algunas botellas dispersas sobre una niebla densa, un futuro próximo en las afueras de Hudson a las orillas del Río de la Plata. “Cactus” es una idea de música minimalista pero también ornamentada, interrumpida por sonidos industriales.

    Por Don Pio-Pio

  • Praga – Loop Tapes

    Un artículo interesante en la web que arroja un dato nerd que desconocías sobre una banda súper menor de la escena de new york. El imperativo es casi automático (aunque no sea un imperativo), un susurro: marcar como favoritos. Clic. Abrir una nueva pestaña y pensás, deberían darme una opción de- Abrir una nueva vida. Te reís. Volvés al blanco sobre negro del papel mal quemado de las fotocopias. No hay concentración. Releés el dato nerd sobre la banda súper menor de la escena de new york. ¡Vale la pena tenerlo! Realmente es algo que no sabías y confirma tu hipótesis de que tal con tal estuvieron vinculados y seguro se conocían. Revisas los favoritos. Hay mucha mierda. Ni la fotocopia, ni los marcadores (pueden ser con los que resaltas el texto o aludir a los electrónicos), ni la nueva vida son posibles.

    Repetición y más repetición. Boedo y la única salida es imaginaria, creativa y sonora. Nueva York se vuelve casi una compulsión. Pensás frases en español con la sintaxis en inglés y a veces, en viceversa. Habitaciones, nicotina, birra, café azucarado, chicles. Otra vez a empezar de nuevo. Lo extraño de esta repetición es que para salir de ella encontrás como punto de fuga un nuevo loop.

    Abris The Loop Tapes y no das play. Antes de eso te cercioraste que no te falte ningún disco de la discografía de Sonic Youth, están todos y en orden, no? Ahora sí, play al Loop.

    Por Joaquín Diazckovic

  • Los Objetos Inanimados – Disco escapista

    Es difícil hablar de una acequia sin agua y el mito de las caídas y muertes accidentadas en esos vados, o el verde de los árboles y la simetría de la segunda sección, del humo y la niebla, de los lomos, pizzas y choris, del fernelo, de Las Heras y un montículo de ropa quemándose en una plaza, de Cacheuta, de fiestas en casas particulares y peluquerías, el desierto y el vino. Mendoza: taciturna. Para mí Disco Escapista está cruzado por estas imágenes capturadas en dos semanas de viaje, de ver/participar de ensayos con los Objetos y de un par de recitales suyos al tiempo que íbamos de un lado a otro en autos escuchando música.

    Disco escapista es un obrita de guitarras, baterías y mucho olor a casa y nicotina, construido pacientemente por Crisman Chavarri en habitaciones donde resuenan oleadas de guitarras noiseras y bajadas pop que chocan con su voz arrugada. Chavarri es tímido frontman que, al igual que Luis, le esquivó al destino bonaerense y fue a parar a Cuyo. Supo decirme “acá no usamos delay” y revisen si en Disco hay algún delay. Nunca se termina de apreciar la soltura con la que tocan, siempre los brillos tapan esos yeites de la suave batería de Meloni (humorista; hoy por hoy un hombre de la comunicación con quien seguimos de viaje a Valpo). Los brillos hacen juego con los picos de la voz, los platos se reservan para entradas precisas.

    Escribir sobre un disco cuando se entremezcla con la experiencia vivida es algo difícil, que intenta recuperar un tiempo de felicidad mientras nos fugamos hacia adelante por un declive.

    Nota: Mendoza tiene un régimen de lluvias muy bajo. Antes del viaje, busqué en google este tipo de datos y lo comparé con otras regiones del mundo, hay algo parecido en México y su borde superior con USA. No es casual que de esta sequedad y polvo de los Andes, hayan sacado un western alternativo tan bello como Marcha lenta.

    Por Joaquín Diazckovic

  • Hombredieta – Mercurio

    Pisar ceniza.
    Polvo tan fino que se escurre como agua.
    ¿Alguna vez acariciaste una piedra de afilar?

    Por Diazckovic

  • Esquizofrénicos – Esquizofrénia

    Nosotros somos Esquizofrénicos. Se abre el telón. Las canciones condensadas en un cuarto impregnan los poros hermanos. El paisaje exige una visión sonora, dual y sanguínea:

    Cuatro paredes enmarcan un jardín enorme. El poster como sol que ilumina el camino: los ojos de Kurt Cobain pintados con resaltador amarillo apuntan hacia dos hermanos que arrancan pasto fresco en posición de cuclillas, en una esquina, mastican canciones y se las untan en el cuerpo como si fuera miel caliente. Los gritos no son tristes. Hay cierto placer en aceptar que llegó el momento de calzarse la cáscara puntiaguda que obliga cierto crecimiento inevitable. Hay lucha contra el mundo adulto, afortunadamente. Agradezco que la bondad sea honrada en las melodías. La forma gritona ayuda a ser joven un rato más.

    Por Mauro Litvak

  • Esquizofrénicos – Fotos

    Este Ep está hecho con muy poco. Cierta velocidad y valores del hardcore, una ejecución a precisa y casi mathrock, un cover de Miguel Abuelo, menos de cinco minutos de duración, tocado por dos personas, que son hermanos, un bajo y una batería: hay de todo. Pero es muy complejo para ser hardcore, es muy simple para ser mathrock, el cover de Abuelo incluye al drum and bass (un género rasta-británico de la década del noventa al interior de una canción argentina de la década del sesenta). ¿El EP es una sola canción de cinco minutos? Hagan la pregunta en su próximo concierto.

    Por Gonzalo Duprat

  • dislexia free – EP

    Los vi tantas veces como pude. Y ese derrotero de presentaciones fue de la rabia más inspirada a derrapar como los peores. Me pasó y me pasa que, generalmente en la música, lo que me llama la atención está justo en ciertas cosas que no logro entender. Creo que nunca entendí nada de ellos.
    Mientras tanto, este EP sale cuando despunta el verano y comienzan a ensayar las murgas en el conurbano. Así dislexia free vuelve sólo para desaparecer. Este es su último EP: doloroso, emocional y filoso. Incómodos para siempre.
    Mientras tanto, un policía agradece por su vida en C5N. Mientras tanto el sistema se autosabotea.
    Admiración y respeto para ellos. Que reine la paz en Constitución, Quilmes, Banfield y Barrio San José. Ustedes ya saben lo saben gusanos.

    Por Joaquín Diazckovic

  • Coper – El tonto orgullo de sufrir

    ¿Se puede tener onda y al mismo tiempo ser de Merlo?

    Quien pregunta esas cosas es un prejuicioso. ¿Pero cómo no caer en esa trampa del envase? Márketing. Impostores. Falsificadores. Infames. Coper comanda un accionar donde un tipo que en su desprecio por la moda, se viste a la moda para filtrar su mensaje. Porque la música es un montón de signos que se confunden con el presente y el pasado de las imágenes, a saber, indies.

    Matías Nicolás es demasiado inquieto para creerle y, El tonto orgullo de sufrir, un disco de contrastes que nos pasea del midi a la performance, del conserva al instagram, de la criolla al youtuber, de la ranchada al museo, del furgón a argensynth…

    A quién aluda esta línea no lo sabemos pero conocemos a miles: “la vida te mojó la oreja pero no te quejás” (nota: es un disco de muy buenas letras)

    Y en el contraste donde se confunden los sonidos, temas intrincados, entre pop e instrumentación ciencia ficción, entre grandes estribillos a voces horribles. Así va rompiendo su envase. En el tonto orgullo de sufrir, nada es creíble, mejor dicho, todo confunde: la risa alegre parece burla, lo serio parece triste y lo suave raspa.

    Por Diazckovic

     

  • Matías Nicolás – Volumen I

    “La primera vez que lo escuchamos creímos que era un robot”

    Por Diazckovic

  • Matías Nicolás – Volumen II

    Una historia de humanos y reptiles
    Un relato fundado a partir de hurgar en las más profundas memorias que van desde plenas sensaciones de libertad hasta los condicionamientos más indignantes. Es un trabajo realizado a modo de esclarecimiento para con los pensamientos relacionados a aquellas inhibiciones que afectan al humano e impiden que logre alcanzar un estado pleno de espiritualidad y un sentido de comunión con el universo del que es parte.
  • Catriel Nievas & Marcelo von Schultz – Dúo

    Rectas perpendiculares que se salen del umbral del silencio por momentos y luego vuelven a él. Dos o más rectas que están en el mismo plano y que se intersectan formando un ángulo de 90 grados. En ese cruce la música se vinculan. No hay elementos sueltos. Todo el resto de las composiciones han sido puntos de fuga permanentes. Hasta que esas dos rectas que están en un mismo plano se intersectan y forman un nuevo ángulo. El espíritu maligno del free: una batería esquiva y una guitarra exaltada. Un solo Dúo.

     

    Por Joaquín Diazckovic.

  • freeslexia – freeslexia kømp

    Había una vez…

  • freeslexia – freelexia EP

    Situacional, relacional.
    El orden de los factores no altera el producto.
    Sin forma posible. Sin forma esperable.

  • Duprat – Combate

    Adquirimos una inteligencia técnica a partir de dispositivos que vienen incorporados en otros dispositivos. En esta sucesión, el simple instrumentista llega a nuevos espacios: clava bandera. El nuevo espacio crea una perspectiva y esa perspectiva ingresa a una obra. Si hacer obra fuera una sucesión tan lineal esta reseña no alcanzaría su propósito.
    Es cierto que de Tos, banda que mostraba a Gonzalo como improvisador, a este disco hay un trayecto, despojos y contaminación. Porque del violero experimental lo que queda en Duprat es el detalle, el riff y alusión a los héroes de la adolescencia. Extraño es hablar de un disco electrónico sostenido desde la guitarra criolla, pero ahí, en esa luz de la hendija aparece la idea del dispositivo: Ableton.
    Molduras sonoras que emulan la maquinaria synth rodean las estructuras de las cuerdas de nylon y las corren llevándolas a mejor puerto: latitud inexacta.
    Bases electrotrap, voces electropop, autotune impreciso y rhodes impostados, poses, se regulan tendiendo al balance y a la medida del sonido digital. Duprat es un gesto de elegancia y amalgama. Casi ninguna incorrección y un lento pasaje a la comodidad de la habitación con sus ventanas cerradas y una pc con miles de pestañas abiertas.
    Por Diazckovic

  • Trash Colapso – Evil Swing 69

    1. Subirse al Sarmiento en Once.
    2. Evil Swing 69.
    3. Play.
    4. Mirar por la ventana.
    5. Bajar en Moreno.

  • V/A – Cuaderno de Los Bocetos Secretos

    En ese instante en el que vacila la nada, cuando todo es insustancial, idea o puro impulso, reside el misterio antiquísimo de la creación. “Cuadernos de bocetos secretos I” es una pequeña puesta en abismo sobre muchas preguntas relativas al tema y un modo de relativizar los límites nunca cerrados de lo que llamamos obra terminada.
    Subrayo estas palabras de Catriel Nievas quien junto a Graciana Luna llevaron adelante este proyecto.
    “¿Cómo saber que los bocetos que participan en el compilado no son obras finalizadas?

    El boceto es frágil, blando, maleable, polimorfo, polisemántico, inseguro, volátil, cuestionable, navegante, derivativo, infantil, caprichoso, desmesurado, mínimo. ¿Por qué lo ocultamos en un cuaderno olvidado?

    Si él representa un momento de explosión creativa donde todas las posibilidades son válidas, donde podemos soñar despiertos y como cuando nos enamoramos, creer que todo puede pasar.”

    Por Joaquín Diazckovic

  • V/A – Compilado Visiones 2

    El abordaje del instrumento como camino único o no, como diversidad de caminos. ¿Cuánto tiempo tendría que pasar para que te aburrieras y empieces a probar nuevas maneras de explorar sus posibilidades sonoras?

    Aquí esta inquietud se resuelve como desafío también. El resultado es dispar, porque este tipo de experimentos nos lleva a los márgenes y no siempre se tienen resultados positivos.

    Un disco pensado como un muestrario relativo porque cada sujeto podría hacer cualquier cosa.

    Un disco con el ojo puesto en los límites, abierto hacia el universo de las formas posibles.

    Por Diazckovic

  • V/A – Compilado Visiones

    A través del sello virtual Isla visión este compilado reúne artistas sonoros de diversas ramas y estilos bajo una misma premisa: el ruido en sus diversas formas e interpretaciones. A cada participante se le pidió que capture el ruido y lo manipule e interprete bajo sus propias reglas y nociones de lo que esto significa e implica dentro de un discurso sonoro. Como resultado, diferentes visiones de lo mismo

    Por Catriel Nievas

  • ZAT – Emblemas que triunfan abandonados

    Un repertorio de sonidos fácilmente reconocibles se dejan lugar y proponen una escucha clara sin demasiados planos sonoros. La carencia es energía. Cada golpe de tacho, cada golpe de platos es una verdad. Continuos cambios de clima a través de riffs de guitarra que exploran modos, cortes y juegos rítmicos sobre una misma tonalidad.

    Por Javier Nicodemo.

  • ZAT – Oleadas

    “¿Qué quieren de mí?

    cuando tengo algo que decir lo digo

    cuando tengo algo que dar lo doy”

    La dimensión política al servicio de la música una vez más entra en juego. A partir de este movimiento la música quiere decir otras cosas. Aunque nadie diga una palabra, las cosas se dicen, en los títulos, entre acorde y acople, se dicen. Y arremete la voz de disconformidad que chilla. El resentimiento encausado nos deja siempre boquiabiertos. Nos muestra que estábamos excesivamente cómodos. La crudeza del sonido requetecrudo-bien-grabado nos apabulla, nos hace vibrar la membrana de las sienes. Imposible darle la espalda a semejante resentimiento, imposible negar la belleza en ciertos géneros.

    Por Joaquín Diazckovic

  • 3PDT – Afectos

    Músicalizador de barrios y colectivos. “Aku” el bajista de Moretones despliega una paleta de sonidos donde profundiza con distintos matices electrónicos, percusivos, y psicodelicos en su intimidad. Creado, grabado, mezclado y todas las cuestiones entre Septiembre de 2017 y Enero 2018 por Agustín Gutiérrez en Estudio Coatí, en el ilustre barrio de Caballito y la hermosa ciudad de Vicente López.

    Por Don Pio-Pio

     

  • Aoutló – Concreto

    c o n c r e t o  es el más “denso” sonoramente, la repetición y el “error” son los puntos fundamentales para entender la danza ritual que propone el dúo. Algunos se atreven a catalogarlos como un grupo de math rock por la constante destreza para cambiar de ritmos en actos irrepetibles (haciendo uso de la repetición), parece un juego de sampleos que a ningún lugar va.

    Por Pio-Pio

  • Aoutló – MODHA / Moniak

    Oriundos del sur de la provincia de Buenos Aires e instrumentalmente compuestos por batería acústica y electrónica, la Yamaha dd5, y varios tipos de sintetizadores, RK y Marco flirtean beats, acordes y sonidos que atraviesan el vaporwave y el ambient. En ese tránsito, hay ecos de jazz, funk, sonidos que nos remiten a oriente y también un poco de mathrock.

    Según los buscadores de la web, MODHA es una palabra hindú que traducida al español significa taburete o banco. Mientras que MONIAK vendría a ser un nombre cuyo significado tendría algo que ver con el idealismo o la intuición.

    Si bien todo esto es interpretación exclusiva de quien escribe. Acá, sentada y escuchando, pienso en lo terrenal, lo físico y concreto y a la vez en la idea, en lo inmaterial, en lo que se percibe más allá. Este es un EP de dos temas y aquí las dualidades parece que juegan por todos lados.

    En principio, se encuentran el toque humano y el uso de lo electrónico. Lo matemático de las bases y el proceso, la elección racional de sonidos y sampleos, con lo sensible e inestable que resulta el producto de esa elucubración. Obviamente esto puede darse y pensarse de la música en general, pero en este corto disco resulta mucho más evidente.

    Al escuchar los temas no nos escapamos de lo trabado y cambiante de sus ritmos, cosa que nos lleva a percibir el esqueleto de la cuestión, y muchas veces nos desconcentramos por sus cambios, pero también nos gana esa cosa de perderse en melodías y las distintas texturas que van surgiendo. Ambos tracks son muy distintos y nos llevan lugares extraños. De este modo podemos pensar en imágenes que se contraponen: los años 70 de habitaciones pomposas, humareda y coches brillantes que a su vez chocan con el vértigo de animes futuristas.

    La dualidad pareciera siempre requerir un equilibrio: entre el bien y el mal, luz y oscuridad y aquí los Auotló logran el balance entre cálculo y emoción. Es una obra atmosférica e increíblemente coherente a pesar de la extrañeza de sus formas y recorridos sentimentales.

    Por Mariana Treinta

  • Chindogu – Dalai lomo

    Siendo la premisa proponer juego, Chindogu dispone distintos temas en cada composición, y juega con la velocidad y el timbre. Aunque son composiciones cortas, pasan por todos los estados. De lento a rápido, de estridente a calmo.Si fuera un juego Chindogu podría ser….

    el juego de la oca
    el piso es lava
    la botellita (dandonos besos siendo inmigrantes japoneses en Hawaii)

    Por Dolores Rivadeneira