Matías Nicolás

Coper es oriundo de Merlo, es Guitarrista y Voz en Zé Corto.
Estudió Profesorado con orientación en Composición en Conservatorio de Música de Morón “Alberto Ginastera” y en E.E.M Nº 16

Mostrando 3 resultados

  • Coper – El tonto orgullo de sufrir

    $20

    ¿Se puede tener onda y al mismo tiempo ser de Merlo?

    Quien pregunta esas cosas es un prejuicioso. ¿Pero cómo no caer en esa trampa del envase? Márketing. Impostores. Falsificadores. Infames. Coper comanda un accionar donde un tipo que en su desprecio por la moda, se viste a la moda para filtrar su mensaje. Porque la música es un montón de signos que se confunden con el presente y el pasado de las imágenes, a saber, indies.

    Matías Nicolás es demasiado inquieto para creerle y, El tonto orgullo de sufrir, un disco de contrastes que nos pasea del midi a la performance, del conserva al instagram, de la criolla al youtuber, de la ranchada al museo, del furgón a argensynth…

    A quién aluda esta línea no lo sabemos pero conocemos a miles: “la vida te mojó la oreja pero no te quejás” (nota: es un disco de muy buenas letras)

    Y en el contraste donde se confunden los sonidos, temas intrincados, entre pop e instrumentación ciencia ficción, entre grandes estribillos a voces horribles. Así va rompiendo su envase. En el tonto orgullo de sufrir, nada es creíble, mejor dicho, todo confunde: la risa alegre parece burla, lo serio parece triste y lo suave raspa.

    Por Diazckovic

     

  • ¡Oferta!

    Matías Nicolás – Volumen I

    $20 $15

    “La primera vez que lo escuchamos creímos que era un robot”

    Por Diazckovic

  • ¡Oferta!

    Matías Nicolás – Volumen II

    $20 $15
    Una historia de humanos y reptiles
    Un relato fundado a partir de hurgar en las más profundas memorias que van desde plenas sensaciones de libertad hasta los condicionamientos más indignantes. Es un trabajo realizado a modo de esclarecimiento para con los pensamientos relacionados a aquellas inhibiciones que afectan al humano e impiden que logre alcanzar un estado pleno de espiritualidad y un sentido de comunión con el universo del que es parte.