Symi

Symi (Argentina)
Es un proyecto de música electrónica experimental, que mediante la síntesis sonora concreta y electrónica busca plasmar ambientes emocionales. Con sus tres discos editados CR,CR 450 y CR 570 conforma una trilogía que oscila entre el ruidismo atmosférico y ambiental y el hipnotismo bailable del trance.
Un proyecto que otorga sensibilidad a la dureza de las máquinas.

Fernanda Flores es compositora, multinstrumentista, productora y docente. Comenzó sus estudios de guitarra a los 13 años. A los 16 ya fundaba su primera banda, Kokena. Un buen tiempo después, a la edad de 23 años, comenzó sus estudios de guitarra clásica en el conservatorio y guitarra jazz en forma paralela y particular. Por error quedó en la carrera de Viola y siguió las dos al mismo tiempo. Aprendió a tocar bajo, batería y violín por necesidad, de forma autodidacta. Fue alumna del maestro Sami Abadi, en su sistema de improvisación por señas y formó parte de algunas de las orquestas y ensambles que el maestro Abadi presentaba. Fue parte de la orquesta rizomática A los Gauchos psico místicos del miasma, La Práctica de las Llamas, La Industria del Porno, entre otras muchas e innumerables bandas de la escena musical de Buenos Aires. En el año 2012 comienza sus primeras composiciones y producciones personales con La piba y El chamo, proyecto de canción experimental que deriva en su actual proyecto electrónico.Desde el año 2005 que dicta clases y talleres de composición y experimentación musical, produce a distintos artistas y compone bandas sonoras para proyectos audiovisuales. Hoy continua componiendo, produciendo, grabando y tocando en vivo con su proyecto personal, Symi.

Mostrando el único resultado

  • Nubes y agua turbia: Selección ambient Latinoamérica

    $20

    Este es el cielo de las ideas musicales de muchxs. Reales como el cemento, concretas como los puños, se edifican los sueños de algunxs latinoamericanxs. Sin otro límite más que levantar la mirada, la música cruza el aire y lxs aúna. La perspectiva desde dónde atesoramxs la luz configura una memoria tan imprecisa como la geografía. “Nubes y agua turbia” es en definitiva un golpe de vista con el que obsesivamente nxs detenemxs una vez más a mirar un mismo cielo.