Zé Corto

Zé Corto está integrado por :

Batería: Matías Frías
Bajo y voces: Hueso (Julián Massa)
Voz y percuciones: César Amorós
Teclado, voces y percuciones: Mauro Gabriel
Guitarra y voz: Coper (Matías Nicolás)

Mostrando el único resultado

  • Zé Corto – Ídem

    $20
    A contrapelo de las convenciones que rondan el género canción, el debut de Zé Corto es el contrasentido necesario para afirmarse y hacer pie lejos de esta zona. Los Zé Corto son grandes oyentes de canciones y por eso son los primeros herejes de esta tradición. El primer rasgo visible de su propuesta es la brevedad (el tema más extenso alcanza 1:35min) pero lejos de ser minimalistas (lo esperable en temas tan cortos es la linealiad), apuestan a lo contrario, eligen ser casi barrocos, es decir cada 20 segundos, a veces menos, cambian la tónica del tema, sumando elementos vocales, percusivos o simplemente cambiando el ritmo ofreciendo mucha información en tan poco tiempo. Como consecuencia, al oyente no le queda más remedio que la reescucha para procesar estas pequeñas vueltas y enganches vertiginosos. En una época donde picar los temas se impone: primer gancho.
    La instrumentación del quinteto es por demás básica, aunque quizás el rasgo más interesante sea su economía. A lo largo del disco cada quien sabe cuándo entrar y salir con su arreglo o sumarse para impactar. Estas presencias, entradas y salidas, en vez de estar acentuadas o solapadas se realzan por medio de una mezcla áspera y fría, bien de la escuela postpunk, que no hace más que remarcar cada elemento sobre los silencios, desligando determinados instrumentos (check las voces en Aloe Vera).
    La variedad de voces parece ridícula y es el elemento más complejo para el oyente. Son un exceso y una cargada: infantiles, impostadas, sinceras, burlonas, corales o como simples gritos se pasean en todo momento cantando letras por demás irónicas. Los Ze Corto son también cantantes marginales que no tienen el peso de ningún gran cantante sobre sus espaldas ¿o acaso cuántos grandes cantantes ha dejado el indie-rock?
    El disco es una verdadera aventura de guitarras certeras, rifferas, bajos oportunos, batas grooveras y un teclado cómico, pero también es el mejor capricho (esperamos más) del niño terrible de oeste. Nos pone muy contentos y orgullosos haberlos visto en vivo, crecer y compartir este lanzamiento.
    Celebramos su música, que lo disfruten.
    Por Diazckovic