Ostende – Las pasiones no están muriendo

(1 valoración de cliente)

$20

Hubo dos años en los que Ostende tocó muchísimas veces, dos años en los que tuvieron una lógica de ensayo demencial, algo así como tres veces por semana. Por esos años gabaron Ep y un Lp que consideramos cumbres del screamo nacional, Juventud Psicoactiva y Japón respectivamente. Luego sobrevinieron cambios de formación, inestabilidad y quietud. Las pasiones no están muriendo entendido primero como proceso es: un reestructuración y ver qué pasa.

Y verdaderamente pasó. Las pasiones es un disco tan preciso como nostálgico. En este sentido podría haber sido un tango, pero no. El emo encausa la nostalgia como una mezcla disonante, acordes menores, rabia y fuerza. Y acaso ¿hay algo más vital que gritar? Toda depresión entonces queda descartada y Ostende conoce las mañanas del género y Tzzi: lo supo hacer de nuevo.

Homenaje solapado a La quiete en Fink- Puig- Martínez. Una línea de tres que aprovecha lo mejor de cada quien, de años de conocerse, de saber lo que pone y da el otro. Espalda con espalda la base hardcore y el pulso de 180 o 200 bpm ya no es estricto, sino que la experiencia, el conocimiento, les ha dado mayor soltura y desparpajo: ahora también pueden coquetear con la murga.

Las pasiones es una exploración a la nostalgia de lo que no será y sin embargo, Las pasiones deben seguir. La panadería, espera. La Morón City también. Ahí nace el mito de la “O”, el que decía: “hoy lo vamos a dar todo”.

Por Joaquín Diazckovic

Categoría: Etiquetas: ,

Descripción

Grabado, mezclado y masterizado entre octubre 2015 y junio 2016 en Estudio Calipso (Morón, Buenos Aires) por Mariano Tizziani y Ostende. Editado por Isla Visión y Percha Records.

Cristian Fink: Guitarra
Nicolas Puig: Batería
Nahuel Martinez: Bajo
Tiziano Cinelli: Voz

1 reseña para Ostende – Las pasiones no están muriendo

  1. Sebastián

    Conocí a Ostende por una foto de Raúl, el cantante de Senegal Grindcore Mafia (de quienes soy fan), en la que tiene puesta una remera de la banda. En ese momento supuse que si a Raúl le gusta la música de Ostende, probablemente a mí también me gustaría.

    Y mierda que me gustó. 🙂 Me hizo acordar un poco a AFI y a los Mars Volta modelo 2003, claro; pero también me gustó mucho encontrar piezas instrumentales y métricas irregulares (como en “Veske”). Es como punk progresivo o algo así.

    Mis secciones favoritas del disco son esas partes instrumentales en 7/4 en “Compañerismo real”, y cuando “Los incontentables” se transforma en reggaeton a los 2 minutos. 🙂

    Una pena que la banda haya decidido no continuar. 🙁

Añadir una valoración

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *