Música Electrónica

Mostrando 28–36 de 49 resultados

  • Matías Nicolás – Volumen II

    Una historia de humanos y reptiles
    Un relato fundado a partir de hurgar en las más profundas memorias que van desde plenas sensaciones de libertad hasta los condicionamientos más indignantes. Es un trabajo realizado a modo de esclarecimiento para con los pensamientos relacionados a aquellas inhibiciones que afectan al humano e impiden que logre alcanzar un estado pleno de espiritualidad y un sentido de comunión con el universo del que es parte.
  • MAV

    Cae del cielo en forma de cubos: difusas luces, estallan en los espejos, en los cristales y en los retrovisores, a lo lejos una ciudad fría.
    Para mi conducir de madrugada es complicidad en el camino, raíces de mi cuerpo, de mis retinas, la radio conecta con el viento, forma capas de polvo como la de esos de tubos de luz, un espacio, una zona neutral en mi niñez frita, a lo lejos con mi viejo mostrándome lo que contiene:
    Tóxicos brillos, vidrios opacos que impactan y vuelan por el cielo en una unidad transitoria.

    Por El Piyi

  • MDML – Defectos Espaciales

    $20

    MDML es un proyecto de música electrónica experimental oriundo de la ciudad de San Justo, partido de la Matanza. Cuenta con dos discos EP publicados en Septiembre de 2016: Defectos espaciales y Depresión artificial. Ambos muy distintos, pero con una búsqueda similar.

    A partir de bases generadas digitalmente, las señales se van configurando con una portaestudios, así como la intervención de distintos instrumentos participantes. Se logra de esta manera que el sonido se mimetice con la máquina. He aquí la pregunta: ¿cómo suena un pixel?

    Podríamos transpolarlo metafóricamente a MDML:“de la experimentación con tecnología obsoleta, el tabaco y la ciencia ficción”. La tecnología es obsoleta porque se inventa un uso nuevo para sus herramientas de trabajo, creando un sonido característico. En este sentido, el ruido dirige la obra. Al principio con cierto extrañamiento, y cuando logramos acostumbrarnos y encontrar cierta coherencia, la composición (todas de exactamente dos minutos) termina abruptamente. Ciertas frecuencias se pierden por nuestra propia capacidad de audición, y queda un “resto” que nos da vuelta y de alguna manera nos resiente.

    Por lo general, suele asociarse lo que se llama “música de ciencia ficción” con la música electrónica. Esto seguramente se debe a que a través de la misma pueden lograrse sonidos que no existen en la naturaleza, y darle voz en nuestro imaginario, como el caso de robots, naves espaciales y distintos elementos propios del género.  Ruido, del latín tardío rugītus ‘rugido’, ‘estruendo, definido como “sonido inarticulado, por lo general desagradable”. Así el ruido es funcional a generar la idea de un acontecimiento posible en el marco de lo imaginario.

  • MDML – Depresión artificial

    $20

    ¿Cómo suena un pixel?

    MDML “de la experimentación con tecnología obsoleta, el tabaco y la ciencia ficción”, es un proyecto de música electrónica experimental oriundo de la ciudad de San Justo, partido de la Matanza. Cuenta con dos discos EP publicados en Septiembre de 2016: Defectos espaciales y Depresión artificial. Ambos muy distintos, pero con una búsqueda similar.
    Se experimenta lo low-fi a partir de señales de bases generadas digitalmente que pasan por una portaestudios, así también entran señales de distintos instrumentos que participan del proyecto. Se logra de esta manera en un limbo analógico-digital que el sonido se mimetice con la máquina. He aquí la pregunta: ¿cómo suena un píxel?

    Con esto último introducimos un paralelismo entre la imágen y el sonido en dos sentidos. El primero tiene que ver con que el píxel no suena, es del orden de lo visual, y no de lo auditivo; por lo que aunque construímos cierta coherencia entre uno y otro, son de órdenes distintos y se configuran de manera diferente. En tanto al segundo sentido, un píxel es la menor unidad homogénea que forma parte de una imágen digital. Al igual que el traspaso de lo analógico a lo digital, el píxel recrea algo que no surge naturalmente en ese medio, sino que es información concreta que representa no sólo una idea abstracta de alguien, sino también en este caso una imágen, y en el caso de MDML sonido.

    Lo interesante de MDML es justamente estos “desfasajes” entre un medio y otro, que de manera accidental o adrede crean un sonido característico posibilitado por el uso de la tecnología. Podemos decir que el ruido dirige la obra. Al principio nos genera cierto extrañamiento, y cuando logramos acostumbrarnos y encontrar cierta coherencia, la composición (todas de exactamente dos minutos) termina abruptamente. Ciertas frecuencias se pierden por nuestra propia capacidad de audición, y queda un “resto” que nos da vuelta y de alguna manera nos resiente.

    El sonido de MDML que decimos característico es música de ciencia ficción. Retomando el paralelismo mencionado, así como el píxel, robots o naves espaciales no existen en el mundo concreto, la ciencia ficción les da vida a tal punto que tienen un “sonido que les corresponde” en nuestro imaginario. Así el ruido es funcional a generar la idea de un acontecimiento posible en el marco de lo imaginario.

    Favorito: https://mdml.bandcamp.com/track/salvarnos-va-a-estar-bien-2

    Dolores Rivadeneira

  • MDML – Ruido y tiradera

    Ruido tiradera:
    Prurito ¿cuánto polvo podrías levantar bailando en esa calle seca de tierra que está ahí? Te cambiaría el color del jean y quizás dejaras de ver tus zapatos. Pero a quién le importa si la piel de tus párpados sigue tapando esos ojos marrones. Con los dientes bailando al temple del esternón: Prurito continua. Tirando puñetas y puñaladas, por todas las veces que no pudo hacer esto que está haciendo. Pensando también en aquellas veces que pensó que lo estaba haciendo y era mentira. Pero bueno, hay veces que uno tiene que estar convencido o dejarse morir. Por el polvo Prurito, por estos ruidos, porque hay cuchillos que saben no desafilarse con hueso y siempre cortan carne, porque hay texturas que nos permiten seguir un rato más, porque las mutaciones no son en vano y hay que hacerlas valer en el mismo lugar que te vio nacer.
    Juan Pedro Scioli

  • MDML vs. Imaginación – EP

    A la dialéctica de la diferencia, los antiguos, la resolvían en la contienda. En busca de una síntesis la rivalidad en este caso se piensa como un cruce: analógico vs digital. MDML vs Imaginación. Desde San Justo el fruto de estos encuentros electrónicos en un duro y armonioso EP debut.

    Por Electrónica Dura

  • Nasty So Nasty – Tenki

    Tenki is an imaginery place situated on the back of a giant. Its forests and crystal clear lakes are made of thin fibres of happy memories. Cruel winds of flat land fly you to the other side of the back to have you play with local animals.

    Por Taso

  • Nubes y agua turbia: Selección ambient Latinoamérica

    Este es el cielo de las ideas musicales de muchxs. Reales como el cemento, concretas como los puños, se edifican los sueños de algunxs latinoamericanxs. Sin otro límite más que levantar la mirada, la música cruza el aire y lxs aúna. La perspectiva desde dónde atesoramxs la luz configura una memoria tan imprecisa como la geografía. “Nubes y agua turbia” es en definitiva un golpe de vista con el que obsesivamente nxs detenemxs una vez más a mirar un mismo cielo.

     

  • Observatorio 51 – Digihouse

    Algo de la música house no va con la noche, esto no es en perjuicio de este estilo sino en favor del día y los jardines, del verde y del celeste. Creo que Observatorio 51 sugiere algo similar con la tapa de este tiempo extendido (EP). Quizás hasta el formato hace referencia al después (after) que empieza cuando termina la noche, que es cuando empieza el día, etcétera. Por supuesto, el día es oscuro porque todo lo malo esta cubierto de luz y se vuelve ineludible a los ojos. La música toma posición ideológica con esta decisión estética. Esta es la primera celebración y la segunda celebración se trata de la ejecución. El diseño del sonido y la arquitectura de los temas son lo mejor que pueden serlo porque se estiran desde los fundamentos hasta tocar las fronteras de este género histórico. Igual que las personas que estiran las patas para tocar el pastito (o la tierra, es lo mismo) después de bailar seis horas intoxicado por lo que le gusta, mientras sigue escuchando música y mirando fijo todo lo visiblemente malo del mundo.

    Por Gonzalo Duprat